Coloca las varillas de batir en tu batidora y pon, en un bol grande para trabajar cómodamente, la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar que indique la receta que vayas a preparar. Bate la mezcla durante unos dos minutos a velocidad media hasta que esté ligera y esponjosa, como si fuera nata montada.
El color de la mezcla puede variar entre marfil y amarillo claro.
Esta es la mezcla que se ve habitualmente sobre los cupcakes, las magdalenas con coberturas de crema típicamente americanas (ya os pondré alguna recetilla más adelante).



Leave a Reply.