Pues porque, nos guste o no, todos y todas las que hemos salido en algún momento del nido materno tenemos que ser un/una maruja... a menos, claro está, que nos podamos permitir que alguien ajeno a nuestro hogar nos haga tooooodas las tareas de casa. En fin, yo no tengo esa suerte, así que soy una maruja.
No me gusta mucho la definición que hace la R.A.E. de "maruja", a saber...

maruja.
(Hipocorístico del n. p. María).
1. f. despect. coloq. Ama de casa de bajo nivel cultural.

A mi entender, para ser maruja, no hace falta tener un nivel cultural concreto (desde luego no considero el mío bajo ni mucho menos) y hacen falta más cosas que ser un ama de casa... a quien no le gusta marujear, es decir, gastar unas horas con las amigas poniendo verde a la vecina nueva o con las compañeras de la oficina comentando lo bien que le sienta el gimnasio al repartidor de la máquina del café :-) 
O quien no se ha pasado la tarde mirando escaparates (de ropa o de herramientas, es indiferente) o navegando por webs de ofertas de aquello que más nos gusta, que viene a ser lo mismo, pero en versión 2.0.

En resumen, en mi humilde opinión, todos llevamos una maruja dentro, lo admitamos o no.

Además del innegable hecho de ser una maruja - o al menos una maruja en potencia - como muchos y muchas en estos tiempos que corren, he pasado de ser una eficiente asistente de dirección a... bueno, hacer "mis labores". Y del mismo modo que siempre me he esforzado en llevar a cabo mi trabajo de modo eficiente, ahora me he propuesto ser la mejor de las marujas, en su más amplia definición.

He de confesar que nunca he sido muy "de mi casa"... mi madre no era de las que enseñaba a hacer las tareas de la casa, era más del tipo de "tú a los estudios, que ya limpio yo", así que cuando hace unos años me independicé me dí cuenta de que no sabía hacer ni lo más básico (a excepción de cocinar, que siempre me ha gustado, jsjs). De hecho, cuando tuve que poner mi primera lavadora, me tocó rebuscar por internet qué demonios significaban los simbolitos y para qué servía cada programa, en plan dummy total.

Durante algunos años combiné el hecho de una jornada de 8 horas con mi inutilidad para llevar adelante una casa, pero fui saliendo del paso, como muchos, a base de desteñir coladas, marcar la ropa con la plancha o dejar los suelos peor después de fregarlos que antes.

En fin, que una vez que me planteé el hecho de intentar ser buena en "mi trabajo", enseguida me vino a la mente un icono al que imitar... un ama de casa perfecta en todos y cada uno de los aspectos que este oficio implica... una casa impecable, un aspecto inmaculado, suculentas recetas de cocina y deliciosos postres, tareas de decoración e incluso preciosas cortinas cosidas a mano... y este icono al que imitar no podría ser otro que Bree Van de Kamps, la pelirrojísima protagonista de Mujeres Desesperadas. Perfecta en todos los sentidos, al menos, en los que los demás pueden mirar - obviando su conducta pasivo agresiva y sus ideales profundamente religiosos y republicanos, pero eso es otra historia.
Como durante mi periplo durante estos años he tenido que recurrir infinidad de veces a la red para ver cómo se hace algo en casa - por desgracia, mi madre no me enseñó y ya no la tengo para consultarle nada - he decidido empezar este blog por si, en algún momento, puede ayudar a alguien igual de perdido que yo. La idea es compartir con vosotros desde las cosas más básicas para llevar una casa hasta las recetas más elaboradas de dulces o trucos de belleza y reportes de productos que pruebe o lleve usando un tiempo, porque, como ya he dicho antes, no sólo de limpiar la casa se trata... si quieres ser una Bree Van de Kamp en toda regla, debes tener la manicura impoluta tras quitarte los guantes de fregar y el maquillaje perfecto incluso para ir a hacer la compra.

Espero que poco a poco, todos nos podamos ir acercando juntos a ese objetivo marcado - ya sea ser Bree o simplemente sobrevivir a un fregadero lleno de platos sucios - porque, evidentemente, a mí también me queda mucho camino, para empezar, encontrar ese tono de pelirrojo tan divino que gasta y que aún sigo buscando ;-)



Leave a Reply.