MOLDE PARA SOUFFLÉ
Tiene los bordes altos para que los soufflé puedan subir mucho, y suelen ser redondo o cilíndrico y acanalado. Su capacidad varía entre 125 ml y unos dos litros. Se usan para todo tipo de recetas: frías , calientes, dulces y saladas.
MOLDES INDIVIDUALES PARA SOUFFLÉ
Este molde de soufflé de porcelana, con un diámetro de 7,5 a 10 cm, se emplea para cocer y servir individualmente postre dulces o salados.
FUENTE DE ASAR
Estas fuentes hondas de vidrio refractario, porcelana o cerámica se comercializan en una gran variedad de tamaños y se utilizan para hornear tanto platos principales como guisos o guarniciones. Muchas tienen asas para sujetarlas más fácilmente. Los tamaños más habituales son de 2,5 a 5 litros.
MOLDE PARA PAN
El molde estándar para pan mide entre 20 y 30 cm de largo, entre 10 y 13 de ancho y entre 7,5 y 20 de alto. Está fabricado en aluminio, acero inoxidable o aluminio cubierto de acero, así como en vidrio refractario  Se utiliza para cocer panes dulces y salados, bizcochos, pasteles de carne y terrinas.
MOLDES PARA MOJICONES, MUFFINS Y CUP CAKES
Normalmente estos moldes tienen capacidad para 6 o 12 magdalenas - o mojicones o cup cakes, que son del mismo tamaño - , y cada hueco para unas seis cucharadas de masa. También los hay con huecos más grandes (para muffins) o en miniatura. Generalmente, están fabricados en aluminio o acero y con cobertura antiadherente.
FLANERAS
Son semejantes a los moldes para mojicones, pero se utilizan para hacer flanes una mezcla rica en huevos. Estos vasitos hondos y más estrechos por la base - los antiguos de hierro colado y los má actuales de acero negro con varillas metálicas para unir los recipientes - favorecen que la preparación sea más esponjosa. También existen flaneras para un flan grande en lugar de porciones individuales, y muchos cuentan con una tapa para realizar la cocción al Baño María y evitar que el agua salpique la mezcla.
LÁMINA DE SILICONA (SILPAT)
Este material flexible, antiadherente y resistente al calor se utiliza para forrar las placas de horno, por lo que no hay que engrasarlas. Permite manejar fácilmente las pastas delicadas.
REJILLAS DE ENFRIADO
Estas rejillas disponen de unas patas que las separan de la superficie de trabajo, lo que permite que el aire circule y evita que quede humedad bajo la base de los alimentos horneados. Las rejillas e enfriado se comercializan en muchos tamaños. Las cuadradas o rectangulares se utilizan para galletas o pasteles pequeños; y las redondas, para tartas y empanadas. Elige bandejas de metal resistente.
Fuente: WILLIAMS-SONOMA, Inc. Utensilios y técnicas de cocina. Cármen Suarez Menéndez (trad.) 1ª Ed. Barcelona; Círculo de Lectores, 2.008. 350 p. ISBN: 978-84-672-3073-4.



Leave a Reply.