Según la cocina y el horno que tengas, la batería es a largo plazo la mejor inversión que puedes hacer. Lo más lógico sería seleccionar unas cuantas piezas e ir completando tu batería a medida que sepas más sobre cómo te gusta cocinar.
Imagen
SARTENES PARA FREÍR
Estos recipientes disponen de paredes abombadas, lo que las hace más útiles para cocinar alimentos que tienen que moverse con frecuencia o deslizarse por la sartén. Para adaptarse a las recetas, es una buena idea tener dos: una sartén pequeña e unos 23 o 25 cm de diámetro y una más grande de 30 o 35 cm. Si sólo compras dos sartenes, procura tener una que sea antiadherente.

Imagen
SAUTÉ, O RUSTIDERA
Este tipo de sartén tiene paredes relativamente altas para evitar que los alimentos salten de la sartén cuando se fríen, giran o voltean. Las paredes pueden medir de 6 a 10 cm de alto, aunque las más populares son las de 7,5 cm. El diámetro de estas sartenes varía de 15 a 36 cm, así como su capacidad que va de 1 a 7 litros y de 2,5 a 4, que es la más útil para las comidas caseras. Los sauté se venden a menudo con una tapa, muy útil para evitar la evaporación en aquellas recetas que requieren una cocción lenta y prolongada. Por este motivo, los sautés son también muy adecuados para braseados o recetas que precisen gran cantidad de líquido.

Imagen
CAZO O CAZUELA
Estos recipientes redondos, de paredes rectas o ligeramente inclinadas, presentan diferentes capacidades entre 1 y 5 litros. Si estás cocinando para un sólo comensal, piensa en un cazo de 2 litros, es más versátil. Los cazos están diseñados para facilitar la evaporación y que las salsas espesen y cuezan adecuadamente. Los cazos de paredes rectas y altas son ideales para cocciones prolongadas porque el líquido no se evapora tan rápidamente.

Imagen
CAZUELA DE HORNO (PARA COCOTTE)
Grande, redonda u ovalada, con paredes rectas  dos asas, esta cazuela se usa para cocciones lentas como hervidos o braseados sobre el fuego o en el horno. La cazuela de horno tiene una capacidad que varía entre 4 y 12 litros, pero se recomienda una de 8 o 9 litros para la mayoría de las cocciones caseras.

Imagen
OLLA
A veces llamada olla de cocido, se trata de una olla alta y estrecha diseñada para una evaporación mínima durante la larga y lenta cocción de caldos, sopas y estofados. Para una cocción más eficaz, suelen estar hechas de acero de grueso calibre y son pesadas. Las más pequeñas tienen unos 8 litros de capacidad, aunque muchos cocineros consideran qu las de 10 a 12 litros son las más útiles. Las ollas de cocido pueden usarse también para hervir las grandes cantidades de agua necesarias para cocer pasta, langosta y mariscos grandes, así como mazorcas de maíz.

Imagen
FUENTE PARA ASAR
Este recipiente grande y rectangular tiene las paredes bajas para permitir que el calor del horno llegue a la mayor parte del alimento mientras éste se asa. Para asados o aves enteras, elige una de material pesado para evitar que se quemen los jugos y la comida del fondo. Aunque las fuentes con recubrimiento antiadherente se lavan fácilmente, una superficie regular favorece que se peguen restos tostados durante el asado, con los que se obtiene una salsa más sabrosa y oscura.

Imagen
REJILLAS PARA ASAR
Las rejillas de asar metálicas se colocan dentro de las fuentes para mantener piezas grandes de carne o aves enteras separadas de los jugos de la bandeja, con lo que permiten que se doren mejor sin necesidad de darles la vuelta. Ello también fomenta la formación de jugos más claros en la fuente, que contribuye a que la salsa sea más sabrosa. Una rejilla de asar en forma de V es muy útil para las aves. Una plana ajustable puede utilizarse para asar productos más pequeños. Las rejillas con recubrimiento antiadherente se limpian con más facilidad.

Fuente: WILLIAMS-SONOMA, Inc. Utensilios y técnicas de cocina. Cármen Suarez Menéndez (trad.) 1ª Ed. Barcelona; Círculo de Lectores, 2.008. 350 p. ISBN: 978-84-672-3073-4.



Leave a Reply.