Siguiendo con las recetas de Mujeres Desesperadas, igual que la Paella picante, en el primer capítulo, Susan prepara los archiconocidos Macarrones con queso que tanto vemos a los personajes de series y películas americanas devorar como si no hubiera un mañana.
Esta receta la he sacado de la revista Food & Wine... qué mejor fuente para una receta tan yanki :)
Imagen
INGREDIENTES
- 2 tazas de coditos
- 4 cucharadas de mantequilla sin sal
- 1/4 taza de harina
- 3 tazas de leche
- Sal y pimienta recién molida
- 2/3 taza de queso parmesano recién rallado
- 2 tazas de queso rallado mezclado, como el que se usa para las pizzas... en la receta original indica Mimolette, Gouda y Vella, aunque la mezcla típica que podemos encontrar en los supermercados servirá igual de bien.

PREPARACIÓN
Precalienta el horno y, mientras, pon a hervir agua en una olla (yo siempre le añado un chorrito de aceite y una hojita de laurel, que le da un saborcito más rico). Cuando hierba, blanquea el agua, es decir, añadele la sal y a continuación la pasta. Déjalos hervir según indique el paquete, para que queden al dente.
Una vez cocidos, escúrrelos bien y resérvalos.
Mientras cueces la pasta, en otra olla derrite la mantequilla a fuego lento. En cuanto esté derretida, retírala el fuego y añádele la mantequilla poco a poco, sin dejar de remover, para que no se formen grumos. Se formará una pasta suave, como plastilina... en ese momento, ve añadiendo la leche y bate hasta que sea una crema suave y vuélvela a poner al fuego, de nuevo sin dejar de remover, hasta que esté espesa.
Retíra la olla del fuego y añade la mezcla de quesos rallados hasta que se derritan. Por último salpimenta al gusto.
Cuando la salsa esté lista, añade la pasta previamente cocida y remuevela bien hasta que esté totalmente impregnada de la salsa. Pasa la pasta a una fuente apta para horno y espolvoréala con el queso parmesano e introdúcela en la parte superior del horno unos 5 minutos, hasta que se gratine.
Cuando esté el queso dorado, sácala del horno y déjala reposar unos 5 minutos antes de servirla.

Toque Bree: Puedes preparar la salsa con antelación y conservarla en la nevera hasta 48 horas. Recuerda entonces calentarla bien antes de mezclarla con la pasta, para que adquiera una consistencia lo suficientemente suave para que se mezcle bien.
Foto de James Baigrie
 
 
He estado repasando el primer capítulo de Mujeres Desesperadas tras intentar recordar sin éxito todas las recetas que aparecen, que son muchas, así que voy a inaugurar la sección de las Recetas con una de las que suelo hacer a menudo, que podría ser una versión de la paella picante que lleva Gabrielle Solís al funeral de Mary Alice Young, en este caso, una paella de carne, aunque puedes cambiar los ingredientes por los típicos de marisco de una paella (gambas, mejillones, almejas, calamar, etc) o añadirle las verduras que te gusten, ya sabes... una paella admite casi de todo :)
Imagen
INGREDIENTES (Para 4 personas):
  • 4 longanizas frescas
  • 250 gr. de pollo en trocitos (a mi me gusta más el contramuslo, que sale más jugosito)
  • 150 gr. de chorizo fresco o ahumado, a ser posible un poco picante
  • 1 cebolla grande
  • 1 pimiento verde
  • 1 diente de ajo
  • Pimentón dulce y picante (ya sabes, de la Vera está más rico)
  • Perejil
  • 300 gr. de arroz bomba
  • Caldo de pollo (el doble del volumen del arroz)

* NOTA: Ya os hablaré en otro post sobre el arroz, que  el tema da bastante de sí - sobre todo si cocinar no es lo tuyo - pero yo suelo usar 75 gr. por persona para un plato principal con proteínas (paella, arroz con conejo, etc.) y 50 gr. si es una guarnición o para sopas. Si en casa sois de comer mucho o prefieres que sobre antes de que falte (yo, personalmente odio tirar comida y soy de las que piensan que el perro no es un cubo de basura, así que intento cuadrar las cantidades) puedes hacer las raciones un poco mayores, por ejemplo, de 100 gr. para plato principal y de 75 gr. para guarniciones.

PREPARACIÓN:
Como es habitual, comienza picando la cebolla, el pimiento y el ajo en trocitos pequeñitos para que no queden tropezones muy grandes en el plato (siempre puedes hacer el sofrito primero y luego pasarlo por la batidora, aunque ten en cuenta que eso espesará mucho el plato, así que mejor usar esa técnica en platos con salsa, el arroz te quedaría pastoso si lo haces), y ponerlo en una paella a pochar con un chorrito de aceite de oliva hasta que la cebolla empiece a estar doradita y el pimiento bien cocinado.
Mientras tanto, corta el chorizo y las longanizas en rodajas de medio centímetro más o menos y el pollo en dados del mismo tamaño.

Toque "Bree": Si todo está picado antes de servir, será mucho más cómodo de comer, mancharéis menos cubiertos y no tendrás que estar pensando en dónde dejar los huesos de pollo.

Cuando la verdura esté casi lista, añádelos a la paella y dora un poco la carne.
Cocina la carne unos minutos, con cuidado de no quemar el sofrito, y añade el arroz y el pimentón dulce y el salado. Una cucharada sopera rasa de pimentón dulce y una cucharada rasa de pimentón picante serán suficientes. Dale un par de vueltas a todo para que el pimentón se fría un poco, si no, sabrá a crudo y no tendrá ese rico sabor ahumado.
Por último añade el caldo bañando todos los ingredientes (recuerda, mide el volumen de arroz y añade el doble de caldo de lo que te hayan ocupado los 300 gr. de arroz).
Cuécelo a fuego fuerte y destapado durante 10 minutos y luego rectifica la sal y termina de cocerlo tapado a fuego suave otros diez minutos más. Cuando el arroz esté cocido y haya consumido el caldo, apaga el fuego y cubre la paella con un trapo limpio, y deja que repose 5 minutos más y... ¡listo!