No se si os he comentado alguna vez que soy un pelín - pero sólo un pelín, eh :) - obsesiva cuando inicio un proyecto... me gusta contemplar todos los aspectos posibles antes de lanzarme de lleno a ello.
Al final, después de mucho darle vueltas a la dicotomía "cupcakes - galletas decoradas", me decidí por las galletas. Más que nada porque así no me las comeré de golpe con la excusa de que se me van a estropear, jeje.
Pues una vez decidido el tema en cuestión, me puse a recopilar toda la información posible. No sólo recetas entre las que comparar, sino consejos, trucos y mil cosas. A veces aquello de que "nadie escarmienta en cabeza ajena" no es tan cierto, y decidí aprovecharme de la generosidad de muchas bloggers que han aprendido a base de tirar kilos de azúcar, y evitar sus errores primeros con las soluciones que tan generosamente comparten con todos nosotros en la red.
Después de decidirme por una receta concreta para la glasa y para la masa - que os contaré en próximos posts - y practicas durante un par de días con las plantillas que publiqué aquí, la idea de tirar unas galletas riquísimas porque me quedaran feas seguía dándome vueltas a la cabeza, así que me decidí por hacer algún tipo de galleta "reciclable" en la que practicar los diseños, porque hacerlo en una hoja de papel de horno, la verdad, se me hacía incómodo.
Después de sopesar varios materiales, me decidí por probar con la Goma Eva, que, para quien no sepa lo que es, es una lámina de material sintético que se utiliza para hacer manualidades, que es flexible, lavable y no tóxica - aunque mi intención no era comerme la glasa después, ni mucho menos.
De modo que me acerqué a un bazar y compré una lámina de color galleta - por aquello de que quedara más mona - y con los mismos moldes de las galletas, presionando sobre la goma, marqué y recorté algunas galletas y me dispuse a practicar.
No es que sea algo especialmente difícil, ni que necesite un paso a paso, pero quería compartir la idea por si a alguien le resulta útil.
Os dejo un par de fotos de mi primer experimento decorando - mejor dicho, practicando - con la glasa, en concreto con la técnica "wet on wet" - que también os explicaré más adelante -. No es que sean especialmente bonitas, pero bueno, por algún sitio hay que empezar y, para ser mi primer intento manga en mano, estoy bastante satisfecha.
Perdonad por la calidad de las fotos, pero hace días que está tan nublado aquí, que he tenido que hacerlas con las luces encendidas, y las sombras quedan fatal... en fin.
 
 
En el último post os comenté que andaba dándole vueltas a la idea de hacer cup cakes, pero no es el único proyecto que tengo en mente... hay tres delicias que no dejan de darme vueltas a la cabeza... los consabidos cup cakes, los macarons y, por supuesto, las galletas decoradas con Royal Icing o Glasa Real.
Lo esperable ahora sería indicaros una receta para el icing perfecto, pero no... aún no la tengo porque apena es un proyecto en ciernes, así que cuando experimente, experimente y experimente y dé con una que me satisfaga, la compartiré con todos vosotros.
De cualquier modo no es algo que yo vaya a inventar, en la red tenéis cientos de sitios donde encontrar la receta del icing, pero si hay algo que no abunda tanto... vamos por pasos.
De forma natural, el siguiente paso después de conseguir la receta del icing fue plantearme qué receta de galletas iba a utilizar, y entonces me vino a la mente una imagen casi apocalíptica: docenas de riquísimas galletas echadas a perder por culpa de una decoración penosa y la báscula contándome la de kilos que he engordado porque me dio penita tirarlas.
Por supuesto que he utilizado mil veces la manga pastelera, pero mi experiencia se limita a formar galletas en la bandeja del horno y a decorar con nata, merengue o una ganaché... nunca he utilizado el icing, así que lo más lógico fue plantearme practicar primero sobre un papel de horno al estilo de los tutoriales para hacer transfers (que nadie se alarme si es la primera vez que lee sobre esto, ya iré desgranando el tema poco a poco en posteriores entradas del blog, jeje).
Pues ni corta ni perezosa me embarqué en una intensa búsqueda de plantillas o cualquier cosa similar para poder practicar, digamos, las formas más básica... y hete aquí que no resultó una búsqueda tan sencilla. Sí es cierto que encontré plantillas para transfers, pero eran simplemente el dibujo de una filigrana repetida una y otra vez para tal propósito, hasta que al fin dí con el blog de Karen's Cookies, donde entre los tutoriales que presenta, hay una plantilla para practicar el piping o delineado.
Me pareció justo lo que andaba buscando... los primeros cinco minutos... luego me dí cuenta de que se me iba a quedar un poco corta... la idea es genial, pero estaba demasiado "condensada" para mi gusto, de modo que decidí, inspirándome en la plantilla de Karen - que podéis encontrar aquí - hacerme la mía propia y del mismo modo que cuando escribo nunca se cuándo voy a acabar porque me lío y me lío, con esto me ha pasado igual.
De una página pasó a cinco con las formas y movimientos más básicos, complicándolos poquito a poco y al final no me pude resistir a utilizar unas shapes preciosas de photoshop y también incluí una pagina con marcos y otra con corazones.
Bueno, pues una vez terminado el trabajo, y antes de ponerme a utilizarlas de forma compulsiva, os dejo las imágenes y los enlaces para descargarlas en tamaño A4... no serán perfectas, seguramente las modificaré cuando vea que no me apaño bien con ellas, y puede que no todo el mundo le encuentre utilidad, pero por si hay alguien que se ha roto la cabeza como yo buscando y buscando plantillas para practicar, aquí os dejo mi granito de arena sobre el tema.
Pincha sobre las imágenes para descargarlas.
 
 
Últimamente me estoy planteando meterme de lleno en el mundo de los cup cakes - ¿que sería una maruja al estilo Bree sin la cocina oliendo a bizcocho y montañas de cup cakes por todas partes? - ... siempre me han encantado, son una monada y seguro que hay recetas buenísimas, jejeje.
En general, quien me conoce sabe que me gusta darle muchas vueltas a las cosas y contemplar todos los aspectos de un proyecto antes de iniciarlo, así que llevo unos días mirando tiendas, buscando alguna que quede cerca de mi casa donde comprar algunas cosillas y, entre todo lo que necesitaré - soy muy perfeccionista, y la presentación me parece el 50% de un buen postre - está el tema de las cajitas para llevar los cup cakes.
La solución más sencilla sería ir a una tienda y comprar una preciosa cajita de cup cakes y listo... pero no... quizá es que me gusta complicarme la vida o quizá es que una de las cosas que tengo en común con mi idolatrada Bree es que me gusta hacer yo misma todo cuanto puedo, así que me he puesto a navegar por videos y tutoriales hasta que he encontrado este tutorial de Espe Saavedra que me ha encantado. Es sencillo y elegante y da juego para adaptar la decoración a todo lo que se te ocurra.
Más adelante seguro que compartiré con vosotros algunas cajitas individuales, pero por ahora la visión de una caja con media docena de preciosos cup cakes me vuelve loca :)
Bueno, pues aquí os dejo el video tutorial y el enlace a su post, así como a las plantillas para recortar. Es sencillísimo de hacer y encontrareis el material en cualquier papelería... cartulina, forro transparente de libros, tijera, una regla y pegamento. Una de las cosas que más me ha gustado es que no utiliza ni pistola de cola caliente, ni ningún "cacharrito" especial para recortar... no tendría sentido hacerlo en casa si sale más caro el material que la caja comprada, ¿no?

Enlace al post aquí.
Plantillas aquíaquí aquí.
Espero que lo disfruteis.